Skip to content

Fabio Miano Septet, “Pearsonally Speaking”

Juny 28, 2012

Aljazzira Jazz Club. Temporada 2001-2002

FABIO MIANO SEPTET

Pearsonally speaking. Un homenatge a Duke Pearson

David Pastor – trompeta;  Perico Sambeat – saxo alt;  Jesús Santandreu – saxo tenor;  Carlos Gonzálbez – guitarra;  Fabio Miano – piano;  Mario Rossy – contrabaix;  Esteve Pi – bateria

Dijous 21 de febrer de 2002, a les 22:3o hores. Auditori de la Casa de la Cultura, Alzira. Entrada lliure

.

Aquest projecte té el seu origen en la primera edició del festival internacional Xàbia Jazz, organitzat per l’Ajuntament de Xàbia i l’Institut Valencià de la Música. Per tal de destacar el bon treball dels músics valencians, Xàbia Jazz encarrega cada any a un d’ells un projecte especial que s’estrena durant el festival i, posteriorment, es grava en disc. El projecte de l’any 2001 va estar encarregat al pianista Fabio Miano, qui va reunir alguns dels millors músics valencians i presentà un programa monogràfic dedicat a les composicions de Duke Pearson, director musical durant uns quants anys del mític segell de Nova York Blue Note i un dels principals creadors de l’estil hard bop.

Notes de Jorge García al disc Fabio Miano Septet: Pearsonally speaking, gravat els dies 13 i 14 d’agost de 2001 i mesclat els dies 21, 22 i 23 de setembre.

A veces, algunos artistas valiosos quedan privados del reconocimiento que merecen debido simplemente a su coincidencia con grandes figuras que les relegan a un segundo plano, y tienen que pasar anos, incluso décadas, para que se descubran sus meritos. Este es en mi opinión el caso del pianista, compositor y arreglista Duke Pearson (Atlanta, 1932-1980), cuyo apogeo creativo se produjo en la década de los sesenta, una época poblada de genios y agitada por sucesivas convulsiones que dejaban un estilo anticuado en cuestión de pocas temporadas. Ante las dificultades, Pearson opto por simplificar su música, o tomo decisiones tan arriesgadas como la de organizar una gran orquesta (magnífica, y a la postre, efímera). En perjuicio suyo obro además la falta de grupo estable con el que difundir su visión del jazz, y la cesión de algunas de sus mejores composiciones a artistas como Donald Byrd o Grant Green, que gracias a ellas obtuvieron importantes éxitos. Parte de su vida laboral tuvo lugar en la retaguardia de la producción, al servicio del sello Blue Note, escribiendo temas y arreglos que otros divulgaban, pese a poseer habilidades suficientes como para mantener una carrera propia más firme. A ello se añade la desgracia, ya en lo puramente biográfico, de una esclerosis múltiple que le retiro poco a poco a de la profesión y acabo con su vida en 1980, justo cuando la escena internacional promovía un resurgimiento del hard bop del que tal vez pudiera haberse beneficiado.
EI talento de Duke Pearson quedo recogido en unos pocos discos a su nombre, casi siempre excelentes, y un conjunto heterogéneo de colaboraciones donde demostró su dominio del oficio; dominio que muchas veces, aplicado a la confección de piezas meramente comerciales, típicas del jazz soul, enmascaró su faceta más memorable. Pearson era un experto en blues, como buen hard bopper, pero las composiciones incluidas en este homenaje son también pruebas de delicadeza melódica y maestría de la forma, suficientes para concederle el puesto que corresponde en la historia de ese estilo como uno de sus más originales recreadores.
La decisión del pianista Fabio Miano de dedicar un disco a Duke Pearson no surge por casualidad. Miano, que nació en Brindisi (Italia) y se inició en la música en Montreal (Canadá), es un convencido seguidor de la escuela bop y de la improvisación como principal valor del jazz moderno. Su estilo, una síntesis personal de la elegancia bluesy de Tommy Flanagan con el lirismo de Bill Evans y la energía de Hugh Lawson, ha ido edificándose desde los años ochenta al lado de solistas como la cantante Jeanne Lee y los saxofonistas David Schnitter, Sal Nistico, Bob Mover, Pat La Barbera, Gary Bartz, Kirk MacDonald, Eric Alexander y Grant Stewart, con los que ha tomado parte en giras y festivales de toda Europa. Ha grabado varios discos, los últimos de ellos en dúo con el guitarrista valenciano Carlos Gonzalbez, Reflections (EGT / Harmonia Mundi) y en cuarteto con Stewart, Buen Rollo (Fresh Sound New Talent). En Duke Pearson Miano ha encontrado a un compositor afín, que propone desarrollos armónicos o patrones rítmicos sobre los cuales un solista puede dar lo mejor de sí mismo. Cuando el festival Xàbia Jazz le encargó un proyecto, el nombre de Pearson apareció enseguida, y después de un detenido estudio de más de cincuenta composiciones del músico de Atlanta, la idea se convirtió en realidad. Fabio reside en Alicante desde hace muchos años, y los miembros de su grupo son casi todos destacados integrantes de la escena jazzística valenciana: antiguos colegas de numerosos proyectos, como Gonzálbez o Sambeat, o bien talentos emergentes, como Santandreu y Pastor. Mario Rossy y Esteve Pi proceden de la generosa cantera del jazz catalán, y constituyen una rítmica perfecta para las características del disco.

Anuncis
Feu un comentari

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: